In spanish

Al hablar en Google I/O, conferencia de desarrolladores de Google, los funcionarios de la compañía afirmaron que las nuevas actualizaciones de privacidad están diseñadas para brindar al usuario un mayor control sobre cómo se rastrea y se comparte su navegación en línea con terceros, en Chrome.

Según el anuncio de Google, si un usuario ha optado por no aceptar el seguimiento de terceros, los anunciantes no podrán usar este tipo de cookies para personalizar sus anuncios. Google también ha bloqueado a los anunciantes por introducir datos de cookies en sus productos publicitarios.

 

De hecho, Algunos afirman que Google bloqueará las cookies de seguimiento solo si el usuario elige por sí mismo la opción de exclusión. Pero, mirando la historia de Google, es muy posible que este sea solo el primer paso en otro plan para solidificar su poder. Google tiende a introducir cambios pequeños (pero poderosos), en las regulaciones de sus productos y los hace cumplir desde cierto punto, sin ningún tipo de prudencia, como en el caso de su adblocker, que se lanzará mundialmente en julio.

Muchos en la industria de AdTech, entre ellos AdMaven, están a favor de permitir que los usuarios desactiven la opción de cookies de seguimiento, pero no si esto le concede a Google una ventaja desleal contra la competencia, en toda la industria. Dado que Google también controla el navegador, el sistema operativo, el motor de búsqueda, las ubicaciones reales de los usuarios y mucho más, este puede recopilar una gran cantidad de datos sobre los usuarios sin necesidad de depender en lo absoluto de las cookies de seguimiento.

 

¿Cuál será el efecto para los publishers? ¿Y para todos los demás?

En este caso, la comunidad de publishers se puede dividir en 2 grupos diferentes:

  1. Publishers que trabajan con Google: se pueden clasificar como publishers “premium” tales como CNN, Forbes, etc.En una primera etapa, el efecto para los publishers premium será menor, sin embargo, la competencia de Google estará bajo presión. Como explicamos anteriormente, Google controla el navegador, el motor de búsqueda, el sistema operativo y varias otras fuentes donde obtiene datos sobre los usuarios sin tener que usar cookies de seguimiento. Dado que sus competidores no tienen ninguno de estos, Google tendrá una ventaja anticompetitiva. Hasta hoy, Google podría mantener un alto porcentaje de los ingresos compartidos con los clientes de Adsense, gracias a la falta de competencia suficiente, pero si Google ejecuta su plan, muchos competidores cerrarán sus puertas. Así, la falta de competencia aumentará y Google se sentirá más cómodo al tomar un mayor porcentaje de los ingresos compartidos de sus clientes. Este proceso será gradual, pudiendo tomar un año o 5 años, pero inevitablemente sucederá.
  1. Publishers que no trabajan con Google: se componen de muchos sitios web diferentes que, por diversas razones, no pueden trabajar con Google. Entre ellos se encuentran publishers de la industria para adultos, publishers de APK, conversores de Youtube y muchos más.Durante años, Google ha estado tratando de afectar a los anunciantes y las redes publicitarias en estos sitios para asegurarse de que ningún competidor “real” pueda ascender a través de ellos y, finalmente, tomar una cuota de mercado en el propio territorio de Google. Por ejemplo, Google se ha enfocado en este tipo de publishers durante años, con regulaciones sobre qué contenido está permitido en los anuncios, qué tamaños y qué tipos de anuncios (función de filtro de anuncios de Google). Todo solo para bloquear el avance de posibles competidores que podrían surgir, por ejemplo, a través de la industria para adultos.Las empresas que trabajan en estos sitios no tienen su propio navegador, sistema operativo o motor de búsqueda. La única forma en que pueden hacer anuncios de redireccionamiento, es a través de cookies. Como resultado, si Google lo hace a su manera, estas compañías no podrían recopilar datos, los CPM se reducirían instantáneamente y los publishers perderían mucho dinero.

 

¿Qué con el resto de la industria?

A partir de este momento, no hay grandes empresas públicas de AdTech que puedan desafiar Google.

Esta última intervención de Google, está diseñada para mantener el statu quo tal como está, dañando a todas las empresas a lo largo de la cadena de valor. De concretarse el plan de Google, Redes como Taboola y Outbrain que se especializan en un área específica, redes como Rubicon y Appnexus que se especializan en otros nichos, y muchas otras compañías de DSP, SSP, incluyendo compañías de datos, sufrirían una disminución en sus ingresos.

 

Entonces, ¿qué va a suceder?

Al parecer, hasta ahora solo hay 2 opciones:

  1. Google permitirá a los usuarios optar por no seguir las cookies de seguimiento, no usará sus otros activos para recopilar datos y obtener una ventaja anticompetitiva, y no usará esta medida para obtener más poder en el futuro como parte de algún plan mayor. En este caso, habrá una pequeña disminución en los ingresos para los publishers de ambos grupos.

Resultado – bueno.

  1. Google usará esta nueva política de manera desleal. Los publishers que no trabajen con Google, en poco tiempo sufrirán una caída drástica en sus ingresos. Los publishers que trabajan con Google verán cómo sus ingresos irán disminuyendo gradualmente a lo largo del proceso.

Resultado – malo.

 

Las redes inteligentes, los publishers y los anunciantes ya han comenzado a idear planes de contingencia para ambas opciones, pero por ahora el futuro es incierto.

Recent Posts